Dermatitis: características, tipos, síntomas, diagnóstico y tratamiento

La dermatitis es una afección cutánea que incluye un proceso inflamatorio de la piel. La afecta a muchas personas dentro de la población mundial y puede depender de diferentes causas. En la base de este trastorno están la sequedad de la piel, el enrojecimiento y el picor.

La dermatitis no sólo puede tener diferentes causas, sino que también puede manifestarse de muchas maneras. Suele provocar una erupción que pica en la piel enrojecida e inflamada y puede conllevar ampollas, costras o descamación.

Tipos de dermatitis: atópica, seborreica y de contacto

La dermatitis provoca fenómenos inflamatorios de la piel, picores más o menos intensos y enrojecimiento. La patología se divide en diferentes tipos como: dermatitis seborreica, de contacto y atópica, ninguna de las cuales es contagiosa. Según el cuadro clínico, la puede presentarse de forma aguda agravada por:

  • Edema;
  • Descamación;
  • Vesículas;
  • Liquenificación;
  • Fisuras.

Analicemos uno por uno:

  • Atópica (eczema). Se manifiesta como una erupción rojiza con picor que suele comenzar en la infancia y se encuentra en los pliegues de la piel, como en los codos, detrás de las rodillas y en la parte delantera del cuello. Cuando se lesionan, la erupción libera líquido y pueden formarse costras.
  • De contacto. La erupción se produce en partes del cuerpo en contacto con sustancias que irritan la piel o provocan una reacción alérgica, como la hiedra venenosa, el jabón y los aceites esenciales. La erupción rojiza puede causar ardor o picor, y pueden aparecer ampollas.
  • Seborreica. Esta enfermedad produce manchas escamosas y piel rojiza. Suele afectar a las zonas grasas del cuerpo, como la cara, la parte superior del pecho y la espalda. Puede ser una enfermedad de larga duración con períodos de remisión y exacerbaciones.

Otros tipos


La dermatitis puede presentarse de diversas maneras, por lo que los tipos de son numerosos, de hecho, dependiendo del trastorno, las causas y la gravedad de los síntomas, pueden surgir:

  • Dermatitis perioral;
  • Dermatitis del sudor;
  • Por estrés;
  • Dermatitis herpetiforme.

La dermatitis herpetiforme también se denomina dermatitis de Duhring, estrechamente relacionada con la patología de la enfermedad celíaca, pero también en casos de intolerancia al gluten. Este tipo se presenta en caso de intolerancia alimentaria, con ampollas, bullas, manchas rojas eritematosas y fuertes picores.

La dermatitis por estrés, en cambio, aparece en caso de acontecimientos especialmente estresantes, de forma muy repentina, dando lugar a manchas rojas en la cara, el cuello, las manos y los pies, lo que pone en tensión el equilibrio psicofísico del sujeto. También en este caso pueden aparecer picores y ardores, más o menos intensos.

La dermatitis perioral aparece, en cambio, en forma de eczema, acompañado de pústulas y ampollas y de un intenso ardor alrededor de la zona de la boca. Las causas de este tipo aún no se han identificado con certeza, pero se supone que puede ser una reacción alérgica a sustancias específicas presentes en la formulación de los dentífricos y los cosméticos.

La dermatitis del sudor también está causada por la manifestación de síntomas cada vez que la piel produce sudor.

Causas y complicaciones

Las causas de la dermatitis pueden incluir varios factores, a menudo hereditarios o desconocidos. Las complicaciones de los distintos procesos inflamatorios de la piel incluyen el riesgo de una mayor exposición a los microbios, la sobreinfección de las lesiones, la fiebre y el aumento de los ganglios linfáticos en las formas más agudas.

Hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de padecer ciertos tipos de dermatitis. Por ejemplo:

  • La edad. La dermatitis puede aparecer a cualquier edad, pero la atópica (eczema) suele comenzar durante la lactancia.
  • Alergias y asma. Las personas con antecedentes personales o familiares de eczema, alergias, rinitis alérgica estacional o asma son más propensas a padecer dermatitis atópica.
  • Ocupación. Los trabajos que implican el contacto con determinados metales, disolventes o productos de limpieza aumentan el riesgo de sufrir una dermatitis de contacto.
  • Enfermedad. El aumento de la dermatitis seborreica está relacionado con ciertas enfermedades, como la insuficiencia cardíaca congestiva, la enfermedad de Parkinson o el VIH.
Recomendamos la crema Dr Derm para el tratamiento exitoso de muchas afecciones de la piel, incluida la dermatitis. Ya ha ayudado a miles de personas con dermatitis a deshacerse del problema. Para saber más, haga clic aquí.

Diagnóstico y tratamiento de la dermatitis

El diagnóstico de la dermatitis se realiza a través de la anamnesis de su dermatólogo. Entre los posibles tratamientos se encuentran: terapias farmacológicas, baños calientes, uso de ropa de algodón, eliminación de las sustancias responsables del trastorno.

Tratamientos para la dermatitis de contacto

En caso de dermatitis de contacto, los tratamientos incluyen fármacos a base de hidrocostisona, pero también cortisonas tópicas que pueden intervenir contra el picor, el ardor y el enrojecimiento.

Tratamientos para la dermatitis seborreica

En caso de dermatitis seborreica, deben utilizarse champús y acondicionadores específicos, pero también espumas de baño, para limitar la aparición y el agravamiento de los síntomas en la piel, con acción antiinflamatoria y antiproliferativa.

Tratamientos para la dermatitis del sudor

La secreción de sudor en la piel favorece el picor de la dermatitis y la formación de la llamada dermatitis del sudor. Contra este tipo es importante elegir la ropa adecuada para minimizar la irritación de la piel, especialmente durante el ejercicio. Es preferible la ropa holgada de algodón 100%, mientras que deben evitarse las prendas de poliéster y elastano.

Del mismo modo, será importante consumir agua durante el ejercicio y aplicar emolientes para proteger la piel antes y después de las actividades en las que se produce sudor.

Tratamientos para la dermatitis perioral

En caso de dermatitis perioral, las terapias farmacológicas incluyen la prescripción de corticoides tópicos, pero también de antibióticos a base de tetraciclinas.

Tratamientos para la dermatitis herpetiforme

En el caso de la dermatitis herpetiforme, los tratamientos incluyen la exclusión de alimentos con gluten y las pruebas necesarias para identificar las intolerancias y la enfermedad celíaca.

Tratamientos para la dermatitis atópica

En el caso de la dermatitis atópica, los tratamientos específicos incluyen soluciones emolientes para mejorar el estado de la piel seca, para una mayor hidratación de la piel en profundidad entre las capas de la dermis. En caso de picor fuerte y persistente, el médico de cabecera puede decidir también prescribir un tratamiento farmacológico a base de antihistamínicos.

La dermatitis atópica también puede implicar episodios recurrentes que pueden tratarse con fototerapia, la exposición de la piel a la luz natural y artificial. Por último, una regla válida para cualquier tipo de dermatitis es llevar a cabo una correcta higiene diaria de la piel para prevenir y reducir el enrojecimiento y el picor.

Remedios naturales contra la dermatitis

Muchas personas confían en productos y prácticas naturales contra los síntomas de la dermatitis. De hecho, hay una serie de sustancias naturales que pueden aliviar en gran medida este trastorno y devolver un poco de alivio a su piel.

Aceite de coco

Los estudios demuestran que la aplicación de aceite de coco reduce la cantidad de bacterias estafilocócicas en la piel, disminuyendo así las posibilidades de infección.

Modo de empleo: aplicar el aceite de coco una o dos veces al día sobre la piel húmeda, asegurándose de elegir aceites de coco «vírgenes» o «prensados en frío». Este método de extracción de aceite no utiliza productos químicos que puedan irritar aún más la piel.

Aceite de semilla de girasol

El aceite de semillas de girasol aumenta la función de barrera de la piel, ayudándola a retener la humedad, y también tiene propiedades antiinflamatorias.

Modo de empleo: aplicar el aceite de semillas de girasol sobre la piel dos veces al día, inmediatamente después del baño mientras la piel está todavía húmeda.

Cardiospermum

El cardiospermo es una planta tropical originaria de la India y África. Cuando se extrae y se pone en una pomada tópica, el cardiospermo puede ayudar a reducir la inflamación, el picor y las bacterias en la piel.

Enfoque mente-cuerpo

El estrés es un factor desencadenante de la dermatitis atópica. Aunque se desconoce la relación exacta entre el estrés y la dermatitis atópica, los expertos coinciden en que es importante en el desarrollo de la infección.
Por ello, algunos médicos practican lo que se conoce como «psicodermatología» para ayudar a los pacientes con estrés, ansiedad y otros trastornos emocionales que pueden empeorar la.

Acupresión

La acupresión es similar a la acupuntura, pero con presión física aplicada a determinados puntos del cuerpo para desbloquear la «energía vital». Estudios limitados demuestran que la acupresión puede ayudar a aliviar los síntomas de picor y piel curtida.

Consejos dietéticos para tratar

En caso de dermatitis, es aconsejable modificar la dieta asumiendo mayores cantidades de frutas y verduras, frutos secos, ricos en sales minerales y vitaminas, pero también productos cárnicos ricos en proteínas y pescados ricos en Omega 3 con valiosas propiedades antiinflamatorias, sin gluten.

La piel afectada por la dermatitis puede tratarse con aceites esenciales de acción emoliente y calmante a base de almendras, glicerina, aceites vegetales. La observancia diaria de estas normas preventivas ayuda a las capas más superficiales de la piel a contener la progresión del conjunto sintomático, que a menudo es invalidante desde el punto de vista de las actividades diarias. La piel debe lavarse utilizando únicamente productos específicos sin agentes agresivos para no agravar el estado de inflamación, enrojecimiento y picor.

Los remedios de la abuela contra la dermatitis

Existen algunos métodos caseros para reducir los efectos de la dermatitis. Algunos consejos pueden ayudar a amortiguar los efectos de la sequedad de la piel, la causa del ardor o el picor relacionados con la dermatitis. Aquí tienes algunos remedios de la abuela:

  • Toma un baño o una ducha más corta. Haz que tu ducha o baño dure entre 5 y 10 minutos, utilizando agua tibia y aceites de baño.
  • Utilice productos de limpieza que no contengan jabón o que contengan jabones suaves. Elige productos de limpieza que no contengan jabón ni perfume o jabones suaves. Algunos jabones pueden resecar la piel.
  • Sécate con cuidado. Después del baño, sécate rápidamente la piel frotándola con las palmas de las manos o con una toalla suave dando suaves palmaditas.
  • Hidratar la piel. Mientras la piel está todavía húmeda, humedécela con aceite de árbol de té.