Dieta Atkins: cómo funciona, cuántos kilos se pierden y ejemplo de menú

La dieta Atkins, que ha llegado recientemente, es una dieta extrema basada en el consumo de grasas y proteínas, mientras se reducen los carbohidratos al mínimo. Es una dieta muy controvertida, que ha despertado muchas inseguridades y discusiones, ya que se considera poco saludable e incluso causa importantes secuelas en el organismo. Promete la pérdida de unos 6 kg al mes. Veamos juntos a continuación en qué consiste y cuáles son los riesgos.

El programa completo de la dieta Atkins

La dieta Atkins tiene un programa que consta de 4 fases: inducción, continuación, pre-mantenimiento y mantenimiento. Cada fase individual tiene una duración diferente, que se basa en el metabolismo de la persona y en los resultados obtenidos.

Fase 1: Inducción

La primera fase, la de inducción, es la más difícil, de hecho consiste en una modificación completa de la dieta, reduciendo al mínimo el consumo de hidratos de carbono y aumentando el de grasas y proteínas. Cada día se pueden consumir 20 gramos de hidratos de carbono y hay que eliminar los azúcares, los dulces y todo lo que tenga levadura.

Para desayunar puedes tomar té o café sin azúcar, con un hinojo y dos lonchas de queso o dos huevos revueltos con bacon, huevos cocidos y tomates o jamón y queso provola. El almuerzo incluye un plato de carne con queso y verduras, como pechuga de pollo con ensalada, ternera con espinacas, calamares con tomate y alcachofas. En la cena, sin embargo, preferimos las proteínas del pescado, siempre acompañadas de verduras, como el filete de salmón con verduras, o la dorada con una guarnición de calabacines.

Fase 2: Continuación

La segunda fase, la de continuación, implica un aumento gradual de la cantidad de carbohidratos. Pasa de 20 gramos al día a 25 y así sucesivamente, aumentando en 5 gramos hasta que no haya pérdida de peso. Este aumento de los hidratos de carbono debe realizarse mediante la introducción de frutos secos y otras verduras. Una vez que haya alcanzado la pérdida de peso cero, tendrá que reducir su consumo de carbohidratos eliminando 5 gramos por día hasta que haya perdido unos 1.400 gramos por semana.

Fase 3: Pre-mantenimiento

La tercera fase es la de pre-mantenimiento. En esta, se aumentan los carbohidratos en unos 10 gramos por semana, siguiendo el mismo proceso de autorregulación que en la fase anterior. Aquí se pueden introducir alimentos como la fruta y el yogur. En esta fase, la pérdida de peso debe ser de unos 500 gramos por semana.

Fase 4: Mantenimiento

La cuarta y última fase es la de mantenimiento, que como la propia palabra dice, es la fase en la que tienes que mantener tu peso. También en esta fase vas a ajustar tu consumo de carbohidratos hasta que ya no pierdas peso. También es posible introducir hidratos de carbono complejos como la pasta y el pan, pero siempre prestando atención a la cantidad, que no debe superar los 90 gramos.

Recomendamos CitroSlim para luchar con éxito contra el exceso de peso. Ya ha ayudado a miles de personas a conseguir los resultados deseados. Para saber más, pulse aquí.

¿Cuáles son los riesgos de la dieta Atkins?

La dieta Atkins ha sido objeto de varios debates en los que se ha discutido su falta de rigor y se ha destacado su carácter perjudicial para el organismo. En particular, los riesgos de la dieta Atkins se refieren al sistema cardiovascular, los huesos y las articulaciones y los riñones. De hecho, el consumo excesivo de carne y queso aumenta la colesterolemia, incrementando también la posibilidad de adquirir enfermedades cardiovasculares, mientras que la ingesta casi ausente de glucosa conduce a una elevada producción de cuerpos cetónicos, con el riesgo de acetonemia.

El riesgo de desarrollar osteoporosis aumenta, ya que la ingesta excesiva de proteínas hace que se elimine demasiado calcio por la orina, y el bienestar intestinal también se ve afectado, con posibles estreñimientos o diarreas. Por último, el alto consumo de carne y queso aumentaría el riesgo de desarrollar cáncer de colon.

De lo anterior se deduce que la Dieta Atkins no es recomendable a gran escala; de hecho, existen otras dietas que, sometiendo al organismo a menos estrés y menos riesgos, permiten la misma pérdida de peso.

Antes de embarcarse en la dieta Atkins es aconsejable consultar a un especialista.