L-Carnitina: qué es, propiedades, beneficios, contraindicaciones y efectos secundarios

La L-Carnitina es un derivado del aminoácido que es sintetizado por el hígado y los riñones. El principio activo se toma tanto en la alimentación, ya que es esencial para muchos procesos metabólicos, como en forma de suplemento deportivo, como energizante.

En los últimos años se han asociado a la L-Carnitina posibles efectos beneficiosos con respecto a la conversión de la grasa en energía y, por lo tanto, se incluye a menudo en la formulación de suplementos naturales para apoyar la pérdida de peso. Pero, ¿cuáles son las propiedades beneficiosas, las características y las contraindicaciones de la L-Carnitina? Descubrámoslo juntos en los siguientes párrafos.

Qué es y cómo funciona para el organismo

La L-Carnitina es sintetizada por el cuerpo humano para la transformación de las grasas en energía disponible. Se sintetiza a partir de dos aminoácidos (metionina y lisina) por la acción de algunas vitaminas (B3, B6, C) y minerales. Su función enzimática es principalmente metabólica, ya que, además de estimular la clasificación de las grasas en los centros energéticos mitocondriales, también ayuda a quemarlas durante las sesiones deportivas. Además, a nivel intracelular, mantiene relaciones cuantitativas estables entre el AcetilCoA y el CoA.

Las cantidades de la molécula que contienen los alimentos de origen vegetal son pequeñas. Las dietas veganas o vegetarianas requieren una suplementación alternativa de L-Carnitina. Los compuestos concentrados pueden hacer frente a posibles déficits que, si se descuidan, provocarían graves daños sistémicos.

Sus propiedades beneficiosas para adelgazar, estudiar y hacer deporte

La L-Cartinina tiene varios beneficios para el cuerpo humano y apoya actividades como el deporte y el estudio.

Es utilizado principalmente por culturistas y deportistas por sus posibles propiedades energizantes y quemagrasas. En este sentido, hay estudios en curso sobre la molécula que apoyan su participación en la lisis de lípidos dentro de las mitocondrias. En este caso, la L-carnitina resultaría ser una ayuda valiosa para quienes necesitan y quieren perder peso si se toma como coadyuvante de las dietas hipocalóricas. Otra buena noticia para los entusiastas del deporte, es que la molécula puede ayudar a promover la restauración y curación de los músculos al disminuir la concentración de lactato en la circulación. Además, su acción puede ayudar a contrarrestar la ralentización del metabolismo debida a la edad.

Incluso los estudiantes pueden beneficiarse de este compuesto bioquímico, gracias a su posible función beneficiosa sobre el sistema nervioso y la maximización de los procesos cognitivos, que puede ayudar a preservar la memoria, aumentar la energía mental y contrarrestar el estrés debido a las largas sesiones de estudio. Por estas razones, la L-carnitina es el ingrediente principal, junto con el fósforo, de muchos suplementos diseñados para mentes que quieren mantenerse en forma.

Incluso la salud general se beneficia de la actividad de la molécula: puede ayudar a regular el valor de los triglicéridos a favor de los niveles de colesterol, para salvaguardar la salud del sistema cardiovascular contra el riesgo de infartos, accidentes cerebrovasculares y trombos. La L-Carnitina también puede ayudar a reducir los niveles de amoníaco en la sangre.

¿Dónde se encuentra? Los alimentos más ricos en L-Carnitina

Los alimentos que contienen L-carnitina son principalmente las carnes; en primer lugar, la clásica ternera, seguida del cerdo, el cordero y el pollo. En diferentes cantidades, todos los alimentos cárnicos son ricos en esta molécula. El queso y los huevos también lo contienen, pero en menor cantidad. Por otro lado, las cantidades de frutas y verduras son demasiado moderadas para satisfacer las necesidades de los seres humanos.

Sin embargo, es aconsejable no abusar del consumo de carne ni de los suplementos de L-carnitina. El riesgo es que todos los efectos beneficiosos se anulen para dar paso a niveles altos de colesterol, acumulación de grasa y otros problemas relacionados con la sobreabundancia de este tipo de alimentos.

Deficiencia de L-Carnitina: causas y qué puede provocar

Mientras que una carencia leve puede ser fácilmente tratada con el uso de suplementos o el consumo adecuado de carne, un déficit grave puede comprometer la salud de forma muy agresiva: aumenta progresivamente el riesgo de enfermedades neurológicas, convulsiones, problemas cardíacos, hipoglucemia, miopatía, daños hepáticos. La causa determina los síntomas y es bueno, en estos casos, investigar eso.

Las causas pueden ser una dieta excesivamente drástica, episodios de diarrea, vómitos copiosos, déficit de las enzimas que controlan su producción y acción, alcoholismo y deterioro de la función hepática.

Suplementos de L-Carnitina: cómo elegir el mejor

Para hacer frente a cualquier deficiencia dietética, debido a la mala absorción, a las dietas veganas y vegetarianas, o simplemente para recibir una ayuda extra en sus estudios o en el gimnasio, puede recurrir a los suplementos de la formulación natural.

Para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades, debes tener en cuenta la finalidad última por la que decides realizar la ingesta: si quieres aumentar tu concentración, puede resultarte útil un compuesto que contenga L-carnitina combinada con fósforo y otros ingredientes cuya acción se centre en aumentar las facultades cognitivas; sin embargo, para el deporte puedes elegir un compuesto de aminoácidos en polvo o una mezcla energizante.

Para perder peso, se suele recomendar un suplemento dietético bajo en calorías con L-carnitina combinada con ácido lineólico, un precursor del ácido graso omega-6. Los suplementos varían en su concentración, pero también en su formulación. En el mercado se pueden encontrar compuestos secos, viales que contienen concentrados líquidos, en cápsulas y comprimidos efervescentes.

Dosificación, efectos secundarios y contraindicaciones

Tomada en cantidades controladas y sin excesos, la L-carnitina no provoca efectos secundarios conocidos por la comunidad científica. Las dosis correctas de suplementos oscilan entre 5000 y 2000 mg al día, dependiendo del sexo, el peso corporal y el tipo de producto utilizado. La dosificación debe seguir siempre la información que aparece en el envase de compra o en el bugiardino del interior.

En cantidades excesivas, el principio activo puede provocar vómitos, calambres abdominales, diarrea y náuseas. En presencia de trastornos psiquiátricos, pueden producirse trastornos del estado de ánimo y del comportamiento, especialmente si su consumo no es seguido y aceptado por el psiquiatra. La L-Carnitina puede aumentar los trastornos del estado de ánimo y del comportamiento. Los compuestos basados en la molécula no son adecuados para sujetos hipersensibles al principio activo, mujeres embarazadas y lactantes.

¿Dónde puedo comprarlo? ¿Cuánto cuesta?

La mayoría de las tiendas de deportes (físicas y online) y farmacias tienen fórmulas que contienen L-carnitina. También se puede acudir a tiendas de alimentos saludables, herbolarios y parafarmacias. Los precios oscilan entre 5 y 190 euros y dependen de la calidad del producto, la concentración de los principios activos y el número de tipos de sustancias activas presentes.