Vitamina H (biotina o vitamina B7): qué es, para qué sirve, en qué alimentos se encuentra y contraindicaciones

La vitamina H (también conocida como biotina o vitamina B7) es importante por sus funciones beneficiosas tanto para la epidermis y la piel como para regularizar el mecanismo normal de la médula.

Qué es la vitamina H

La vitamina H (también conocida como biotina) resulta ser una sustancia vitamínica disoluble capaz de ayudar a la composición de sustancias asmáticas y facilitar el anabolismo de los aminoácidos y los azúcares.

El cuerpo vivo suele necesitar bastante esta vitamina para facilitar el mecanismo celular, el crecimiento y el aumento. Sin embargo, es incapaz de reducirlo individualmente.

Por este motivo, para garantizar la cantidad suficiente de esta vitamina para cubrir las necesidades diarias, es fundamental asimilarla externamente mediante el consumo de los alimentos correspondientes y, si es necesario, tomando complementos alimenticios.

Principios

Formada en cantidades mínimas sobre todo por los gérmenes del intestino, la vitamina H resulta estar presente en tipos de alimentos diversificados entre los cuales: fermento, hígado de bovino joven, yema del huevo, leche de vaca lechera y productos lácteos, frutos secos, trigo, arroz oscuro, legumbres, guisantes, fulvo, lechuga, brócoli, micetos.

El aporte beneficioso diario de biotina tiende a ser apreciable al apoyarse en la microbiota del intestino y en los alimentos animales y vegetales aportados internamente al programa dietético diario. Muchos de estos alimentos son principalmente principios de significantes inorgánicos, como las sales minerales y la magnesia.

Hay que recordar que la vitamina H tiende a unirse a las sustancias proteicas, y por lo tanto a la avidina, contenidas en la yema del huevo: por lo tanto, conviene tener en cuenta que el consumo desproporcionado de huevo crudo o hervido en el programa dietético diario (sobre todo de yemas sin cocer) hace que la vitamina H se una si se asimila al mismo tiempo que los alimentos.

Esto se debe a que la interconexión entre estas esencias conduce a la formación de la vitamina H. Algunos estudiosos de la investigación han demostrado que las ratas aumentadas sólo con yema cruda implican la modificación de la epidermis y el crecimiento y, posteriormente, se identificó que la manifestación de la matriz de esta congregación se refiere precisamente a la interconexión entre las bioestructuras: y por lo tanto la vitamina H y la avidina.

Posteriormente se hicieron diferentes supuestos nominativos a la vitamina H. Por esta razón es posible escuchar pronunciamientos de esta partícula llamándola Vitamina I, Vitamina B7 y B8, o el mismo nombre de Biotina.

Vitamina H: Funciones

La vitamina H tiene la función de sustancias orgánicas termoestables no proteicas (la llamada coenzima). Esto indica que su benevolencia es esencial para llevar a cabo la función de varios compuestos proteicos (entre ellos algunas carboxilasas asociadas al ATP). Estos compuestos proteicos están comprometidos en el organismo de la adiposidad y los azúcares y en las represiones posteriores diversificadas que tienden a producirse internamente a los núcleos orgánicos.

Resulta eficaz para regularizar el curso normal de la médula y el estado saludable de la epidermis y el cuero. Este último tiende a recomendarse asociado a la asimilación del ácido L-glutámico.

Insuficiencia

La insuficiencia de vitamina H es algo inusual, ya que parece ser una sustancia vitamínica muy desarrollada entre los alimentos y la necesidad necesaria del cuerpo no es alta.

Ciertas situaciones tienden a aumentar aunque las amenazas inherentes a encontrarse con niveles insatisfactorios de este energético y beneficioso podría ser la integración de un complemento alimenticio.

Se cree que la insuficiencia de vitamina H está relacionada con el periodo de gestación y/o el uso de una cánula gástrica durante largos periodos; con un nivel de alimentación deficiente o con una pérdida de peso diligente.

Además, se cree que la glicemia conduce a niveles insatisfactorios de esta sustancia vitamínica. En conclusión, la insuficiencia de vitamina H está asociada al hábito de consumir nicotina y al hábito de consumir de 2 a varias yemas de huevo diarias y mensuales.

Desgraciadamente, hasta la fecha no existe ninguna investigación capaz de identificar la carencia de vitamina H de forma totalmente fiable. Teniendo en cuenta esto, para identificar esta enfermedad parece apropiado centrarse sólo en la investigación estrechamente relacionada con los síntomas correspondientes.

La insuficiencia de vitamina H es perceptible a partir de las indisposiciones de la epidermis (incluidos los eczemas secos exfoliantes). La alopecia (especialmente la calvicie), da una sensación generalizada de sobrecarga y agotamiento combinada con dolores musculares.

Además, en ausencia de cantidades adecuadas de vitamina H, la piel puede volverse delgada y carecer de la complexión connatural. El enrojecimiento de la piel suele estar marcado por escamas de color rojo situadas especialmente alrededor del globo ocular, el sentido del olfato y la cavidad bucal.

Dosificaciones

El aporte diario beneficioso de la vitamina H es bastante limitado y las investigaciones no han podido marcar una cantidad de asimilación recomendada: en los sujetos de más de 11 años es válido aportar unos 0,1 mg diarios.

En los lactantes es de unos 7 μg al día, aunque tiende a aumentar hasta alcanzar los 10, 15 y 20 μg, relativamente. Internamente al notar entre 1 y 3 años, entre 4 y 6 años y 7 y 10 años.

En el grupo de edad entre 11 y 14 años la asimilación proporcional tiende a aumentar hasta alcanzar los 25 μg diarios tanto si el sujeto es hombre como mujer. Mientras que entre los 15 y los 17 años aumenta hasta 30 μg; lo que equivale a la asimilación adecuada tanto si el sujeto es hombre como mujer.

Por lo tanto, es aconsejable prestar atención a las dosis adecuadas; que suelen variar en función del grupo de edad y de los diferentes componentes, incluyendo la salud y otros requisitos previos.

Vitamina H: competencia, contraindicaciones, daños y sobredosis

Los elementos que contienen vitamina H y que se administran por vía oral suelen ser considerados seguros por la mayoría de las personas. Siempre que se asimilen en las dosis recomendadas.

La asimilación correspondiente suele ser sin previo aviso incluso en la fase de gestación y nutrición del recién nacido; aunque en estas fases es básico utilizarlas prestando atención y siguiendo cuidadosamente las exhortaciones inherentes a la cantidad a administrar.

Además, parece que esta sustancia vitamínica; si se utiliza de forma correcta, es incuestionable sobre todo cuando la asimilación tiende a producirse directamente en los miembros musculares a través de pinchazos; y aunque se asimile en dosis sobreabundantes no parece tener consecuencias perjudiciales.

No obstante, siempre hay que tener en cuenta que aunque sea una sustancia de origen natural no significa que esté exenta de cualquier daño sobre todo si se asimila en dosis abundantes. Por ello, en caso de escepticismo, es aconsejable consultar a un especialista de confianza o a un operador farmacéutico.

Interacción con productos farmacéuticos, complementos alimenticios y alimentos

En caso de interconexión con productos alimenticios a complementar, productos farmacéuticos o alimentos; debe tenerse en cuenta que la asimilación de la vitamina H no sólo es inhibida por la avidina contenida en la yema de huevo; sino sobre todo por las sustancias astringentes pantoicas; es decir, las partículas conocidas bajo el nombre de vitamina B5, cuya asimilación se ve consecuentemente disminuida por la vitamina H.

Además, la administración concomitante de vitamina H y ácido lipoico permite que estas partículas reduzcan su correspondiente asimilación.

En conclusión, la vitamina H tendería a disminuir la rapidez con la que el ficatum deteriora ciertos productos farmacéuticos, aumentando el peligro de posibles problemas. En caso de que surjan inseguridades, es aconsejable consultar a un especialista de confianza.